Feeds:
Entradas
Comentarios

5438610629_8071e5fff3_z

Las vacaciones son fantásticas, todos nos sentimos mucho más relajados y felices durante las vacaciones. Significan un merecido descanso después de un largo período de trabajo.

El problema vienes después, cuando nos damos cuenta de que las vacaciones y el verano se acabaron y hay que volver a la rutina diaria. Me refiero a lo que también se conoce como el “síndrome postvacacional”, que puede dificultarnos ser 100% eficaces, y más todavía cuando hay obligaciones familiares, resultando muy dificultoso conciliar vida laboral y familiar.

Volver al trabajo después de unas vacaciones largas y relajantes puede ser terrible. Después de este período y al retomar las obligaciones laborales, pueden aparecer una serie de síntomas como estrés, irritabilidad, cansancio, tristeza, desmotivación e incluso depresión.

En el siguiente artículo he tratado de recoger algunos consejos que nos ayuden a volver a sintonizar con el día a día laboral, y evitar los síntomas anteriormente descritos:

Gestiona tu tiempo: trata de no volver de tus vacaciones el día antes de tener que empezar a trabajar de nuevo. Termina tu estancia o viaje por lo menos 2 días antes de volver al trabajo, para poder tener tiempo de descansar y organizarte antes de la vuelta a la rutina laboral. Además, así te podrás dar un poco más de tiempo para mentalizarte y planificarte. Una buena estrategia puede ser, re-incorporarte un miércoles o jueves por ejemplo, por lo que sólo tendrás que trabajar durante 2 o 3 días en la primera semana.

Mantén una comunicación fluida con tus compañeros de trabajo o con tu equipo: compartir experiencias de manera informal te permitirá también ponerte al día de lo que ha sucedido durante tu ausencia, a la vez que te dará una idea de cómo organizarte con los asuntos más inmediatos.

Gestiona tus e-mails. Lee los e-mails que recibiste durante tus vacaciones en pequeños tramos. No trates de leerlos todos de una sola vez, ya que esto puede hacerte sentir abrumado. Leer sólo unos pocos cada hora te ayudará a mantenerse despierto y concentrado; puedes acabar de leerlos todos en 1-2 días.

Mantén una actitud positiva. Trata de no pensar en lo lejos que están las próximas vacaciones, ya que esto te puede generar mucho más estrés y tensión. Mejor ocupar tu mente pensando que has podido cargar las pilas y concentrarse en la tarea inmediata que hay que hacer.

No trates de hacerlo todo a la vez. Si tienes una o varias tareas o proyectos importantes por hacer, puedes dividirlo en “etapas” más pequeñas. Esto te ayudará a mantenerte concentrado/a en una sola tarea a la vez sin sentirte abrumado/a por querer llegar a todo. Además, te mantendrá la mente ocupada y no te vas a distraer con tus recuerdos de vacaciones !!!

Prioriza tus tareas y organízate. Después de que hayas dividido el trabajo que tienes que hacer, establece prioridades entre las tareas y decide cuáles son las más importantes. Si hay tareas urgentes, trata de darles respuesta inmediata o en el mismo día. Dar orden a las responsabilidades que tienes, genera una sensación de control que contribuye al equilibrio, y por tanto al rendimiento. Hacer pequeñas pausas para tomar un té, beber agua, caminar unos minutos y tomar aire fresco, te mantendrá vitalizado.

cafe

Haz pequeñas pausas, tómate un té,
respiraaaa !

 Trabaja de manera gradual, permitiendo que tu rendimiento aumente poco a poco. No cuentes con conseguir sentirte totalmente adaptado de nuevo a tu trabajo el primer día. Trata de mantener esos pequeños descansos cada hora y no te enojes o desmotives si no puedes concentrarte plenamente en tu primer día de vuelta al trabajo. Permítete 2 o 3 días para re-adaptarte.

Haz actividades que te relajen y te proporcionen placer: haz ejercicio, cuida tu alimentación y duerme las horas que necesites. Es el ABC para tener una vida equilibrada y conseguir un buen estado de ánimo.

Anuncios

Cuando más desesperación tienes, es cuando más tienes que pensar en como relajarte.”

En el último post que escribí acabé diciendo Date un regalo diario de inactividad y .. ¡¡¡ respiraaaaa !!!

Imagen: Bhavesh's Photo

Imagen: Bhavesh’s Photo

Y es que todos los días nos enfrentamos con algún desafío, es decir, nos encontramos con una serie de demandas extraordinarias para nuestras mentes y nuestros cuerpos. El estrés es un estado de excitación, gracias al cual el cuerpo reacciona ante esas exigencias. No podemos vivir sin estrés, ya que esos desafíos se presentan permanentemente.

Respondemos a los retos automáticamente, con rapidez y eficacia. Cuando percibimos por primera vez el desafío, se da una reacción en cadena de los procesos fisiológicos que desata instantáneamente la energía y la fuerza necesaria para prepararnos a luchar o a huir.

En el comienzo de nuestra historia evolutiva, la capacidad de utilizar esta reacción de huida o lucha era lo que nos permitía sobrevivir. Incluso hoy en día es necesaria en ciertas situaciones pues nos permite satisfacer demandas extraordinarias de la mejor manera posible. Los reflejos, gracias a los cuales, la mente y el cuerpo se disponen a hablar en público o cumplir un plazo, son idénticos a aquellos que ayudaban a nuestros antepasados a hacer frente a los ataques de los animales salvajes o de las tribus enemigas.

Las causas del estrés han cambiado enormemente, pero la primitiva respuesta del ser humano ante ellas ha permanecido inalterada. Ahora vivimos en una civilización sofisticada que ha creado nuevas presiones que ponen a prueba nuestra capacidad de sobrevivir y nuestra respuesta primitiva de lucha o huida ya no nos sirve para enfrentarnos a las situaciones estresantes de la vida cotidiana en el mundo moderno; por tanto, muchas veces el cuerpo no da la respuesta adecuada a estos problemas. Ello no resulta perjudicial en sí mismo, siempre y cuando podamos liberar la energía y la tensión generada por la reacción de lucha o huida.

El sistema nervioso autónomo no puede establecer una diferencia entre los distintos tipos de excitación a que nos vemos sometidos. Así la reacción del organismo es la misma cuando nos encontramos con plazos de entregas, que cuando se nos acerca un coche a toda velocidad.

La reacción de lucha o huida ante el estrés es perfectamente saludable siempre y cuando sea provocada por una situación real y podamos utilizar la energía que genera, tal como haríamos para salir corriendo y no ser atropellados por un coche !!! Pero cuando es inapropiada o se mantiene durante demasiado tiempo, se convierte en algo poco saludable y contraproducente. Si dicha situación persiste durante mucho tiempo, puede causar una enfermedad grave.

Investigaciones recientes sobre la interacción entre mente y cuerpo han demostrado que, a menudo, el cuerpo se pone en estado de alerta debido a nuestros pensamientos y emociones ante situaciones que aún no han ocurrido. Por ejemplo, la impaciencia, la angustia, la ira y el miedo, pueden producir el mismo tipo de impulsos nerviosos y de reacciones químicas que si nos enfrentásemos a una situación real y concreta.

Por tanto, cuando nos enfrentamos con una situación angustiosa hemos de utilizar la energía provocada por la reacción de lucha o huida, o bien aprender a “apagar el mecanismo” utilizando un ejercicio o una técnica de relajación consciente. Solamente así lograremos que nuestro organismo se relaje nuevamente, a medida que el ritmo cardíaco, la presión sanguínea, el consumo de oxígeno y la tensión muscular vuelven a un nivel normal. Al pasar de la excitación a la relajación, los órganos del cuerpo se renuevan y vuelven a funcionar normalmente.

Date un regalo diario de inactividad, para y .. ¡¡¡ respiraaaaa !!!

Imagen: amandaholst1

Imagen: amandaholst1

En primer lugar, te pregunto: ¿Qué es el estrés? Antes de leer, toma un momento para responder a esta pregunta.

La mayoría de la gente, responde: “el estrés es mi jefe, el tráfico, demasiados emails y plazos, tener que hacer malabares con tantas responsabilidades personales y profesionales, la ansiedad, la fatiga, el dinero, el estado del mundo, mi enfermedad cardíaca, o un número abrumador de circunstancias.” !!! Ufff, qué estrés !!! Estas son todas buenas conjeturas, pero ninguna es estrés. Estas son fuentes del estrés (estresores) y/o síntomas de estrés.

5427630174_a59283bcd6_z

¿Qué es el estrés?

El estrés de por sí, es la respuesta del cuerpo ante cualquier amenaza o demanda que experimenta. Esta respuesta es una reacción química en cadena desencadenada dentro de tí cada vez que te enfrentas con una de estas amenazas o exigencias. Se trata de un modelo psicosomático.

Por eso decimos que hay estrés bueno … y luego está el estrés malo. ¿Sabes cuál es la diferencia? ¿Y sabes cuáles suelen ser tus fuentes de estrés? Es muy importante ser consciente de tus fuentes de estrés porque entonces podrás manejarlo mejor Un poco de estrés es saludable … permite ponerse en acción cuando hace falta, por ejemplo te puede ayudar a concentrarte cuando estás apunto de hacer un examen o una presentación de empresa. Y en momentos de urgencia, el estrés permite salvar la vida, como cuando un coche se te acerca a 80 km/hora. Este conjunto de respuestas alerta al cerebro para que éste pueda dar la orden al corazón y a los pulmones para que bombeen más fuerte hacia los músculos, y así puedas apartarte del camino por que se acerca un coche a toda velocidad.

Luego está el tipo de estrés que es perjudicial, es decir, la misma ruta se vuelve poco saludable cuando ocurre continuamente con el fin de satisfacer las demandas de largas e intensas horas de trabajo, responsabilidades familiares, viajar sin parar, falta de sueño, etc Como si eso no fuera suficiente, también provoca ese recorrido la mera anticipación de que mañana tienes una cita con el dentista, por cuanto es un estresor percibido. ¿La última parada? La enfermedad.

Nuestra sociedad está tan adicta a la productividad que nos sentimos culpables si no estamos haciendo algo. Pero tomar un tiempo todos los días para estar quieto e inactivo restaura el equilibrio. !!! Dáte un regalo diario de inactividad y respiraaaaa ¡¡¡

4823742889_6233e3eb39_z

TO BE CONTINUED …. Gemma Sala

¿De verdad te gusta el trabajo que haces? ¿qué le falta a tu carrera profesional? ¿Estás buscando trabajo y quieres aprovechar para dar un giro a tu trayectoria profesional? ¿Eres feliz con el trabajo que haces, o quieres más – más reconocimiento, más aceptación, más satisfacción en el trabajo? A lo largo de tu carrera profesional ¿has podido desplegar tus capacidades, talentos y potencialidades? ¿Ha perdido sentido el trabajo que has venido haciendo durante los últimos años?

Con un proceso de coaching de carrera es más fácil y rápido alcanzar una mayor satisfacción en tu trabajo y en tu carrera profesional.

Oferta especial para Julio “Mini proceso de Coaching”

Durante este mes de Julio estoy lanzando una oferta especial para tí en la que vas a obtener una mayor compresión de tus competencias profesionales, es decir aquello en lo que eres bueno y brillas, tus fortalezas, como por ejemplo la comunicación, el trabajo en equipo, el liderazgo, la empatía… así como aquellas áreas que necesiten una mayor atención para ser más efectivo/a y generar mayor bienestar en tu trabajo.

¿Para qué me va a servir un proceso de Mini Coaching así?

Esta información va a ser de gran ayuda para que tomes buenas decisiones profesionales así como para diseñar un plan de acción que se ajuste a tus ilusiones, competencias y necesidades profesionales.

¿En qué consiste?

En un test de perfil profesional (DISC) y dos sesiones de coaching presenciales o via Skype.

¿Cuándo puedo empezar?

Al ser un proceso individualizado puedes empezar cuando tú lo decidas, siempre que haya disponibilidad y lo reserves durante este mes de Julio.

¿Qué precio tiene?

El precio es de 220 euros pero hasta el 31 de julio puedes beneficiarte de un 10% de descuento. El precio final durante julio es de 198€

El sábado pasado realizamos un taller orientado a activar y tomar consciencia de los recursos internos, y calibrar el potencial de cada uno, para luego plantear acciones que permitieran a los asistentes sacar un mayor provecho de sus posibilidades profesionales.

Así que el sábado tuvimos la posibilidad de dinamizar a un pequeño grupo de personas interesadas en activar y mejorar sus respectivas profesiones.
Fue un grupo interesantísimo y variopinto; asistieron profesionales del mundo de la antropología, del diseño, de la educación social, profesores de idiomas, de yoga, etc,

foto 1

Nuestro objetivo al plantear el taller era que todos los asistentes pudieran re-conectar con sus recursos tanto personales como profesionales, ayudándolos a traducirlos en competencias profesionales.

Con el fin de, no solo hacerlo más divertido y dinámico, sino también para superar posibles barreras o dificultades, utilizamos técnicas para activar el hemisferio derecho: la metáfora, el juego, los símbolos, la creatividad, y también la expresión corporal.

El mundo profesional nos pide mucho pensamiento analítico y lineal (propio del hemisferio izquierdo) y efectivamente esto nos permite funcionar de manera efectiva en el mundo laboral, pero puede que también nos mantenga atrapados en “más de lo mismo”, cuando en realidad estamos necesitando generar algo diferente, más innovador y creativo que permita la expresión y la expansión del talento en nuestro trabajo.

8

Hay que recordar lo que dicen los científicos, y es que solo utilizamos un 10% de nuestro potencial. Así que si queremos impulsar nuestra carrera profesional, en lugar de empezar a buscar oportunidades laborales en el mercado, tal vez debamos empezar el viaje desde adentro, es decir, explorando cuáles son nuestras habilidades o competencias, nuestras pasiones y nuestros valores, y desde ahí, poder diseñar nuestro trabajo ideal. Como profesionales del coaching y del desarrollo profesional, creemos que esta es la dirección que nos permite no solo ser más coherentes con nosotros mismos, sino que también nos va a convertir en una oferta mucho más atractiva.

Muchos de nosotros nos definimos por nuestro trabajo. Por ejemplo, una manera que comúnmente utilizamos para romper el hielo al hablar con desconocidos es preguntar, “¿en qué trabajas?” o “¿a qué te dedicas?” Si bien es cierto que el trabajo es solo una parte de la totalidad de nuestra vida, el trabajo puede tener diferentes significados para diferentes personas.

Autor: ~Helen Cat

Autor: ~Helen Cat

Tradicionalmente, los expertos han adscrito 3 significados al trabajo (T. Clark):

El trabajo como empleo: trabajar para cobrar a fin de mes, sin demasiada implicación o satisfacción. R. Baumeister lo describe de la siguiente manera: “el trabajo es una actividad instrumental, es decir, algo que hacemos para conseguir algo más”. Aún así, el trabajo puede producir valiosos sentimientos de capacidad y satisfacción y por supuesto, permite a la persona conseguir cosas en otras áreas de su vida. – El trabajo como carrera: al trabajar así, la principal motivación es el deseo de tener éxito y estatus. Probablemente, no hay pasión per el trabajo en sí, sino que más bien enfatiza el feedback en sí mismo que viene como respuesta al trabajo. Para el profesional que está enfocado/a en su carrera, el trabajo es un medio para crear, definir, expresar e incluso, a veces glorificar el yo. Si bien también es cierto que el trabajo como carrera, puede ser una fuente importante de plenitud por que da sentido a la vida. – El trabajo como vocación: este deriva de la idea de que uno es llamado o exhortado a realizar cierto tipo de trabajo. Esta llamada puede ser externa (por Dios o una comunidad … ) o interna (un don natural que pide ser expresado).

Además de estas 3 categorías que tradicionalmente se han distinguido, podemos hablar de una cuarta , que sería el trabajo como vía de realización o satisfacción.

El trabajo como realización o satisfacción: en este caso, las personas se sienten impulsadas por un interés concreto hacia su trabajo, aunque no tiene la intensidad de la vocación. La personas que consideran el trabajo como una vía de realización puede que escojan trabajos poco convencionales que tienen que ver con sus intereses más que con la recompensa económica, el reconocimiento o el prestigio.

Estas 4 categorías se pueden solapar, y el trabajo de uno puede contener elementos de los otros. Sin embargo, estas categorías sugieren qué sentido tiene el trabajo en nuestras vidas.

Autor: Firmorama Design Studio

Autor: Firmorama Design Studio

Para reflexionar, y para ti…

 ¿Qué rol juega el trabajo en tu vida? ¿Es un empleo, una carrera, una vocación o una vía de realización? ¿Una combinación? ¿Hasta que punto el lugar que ocupa el trabajo en tu vida coincide con tus creencias sobre su verdadero sentido?

Una premisa basica del libro de Stephen Gilligan “La valentía de amar” es que “el río de la vida nos atraviesa a todos, trayéndonos todas las experiencias conocidas por la humanidad. En este sentido la vida no persigue, ayudándonos a ser cada vez más plenos como seres humanos. No podemos engañar a la vida: no podemos evitar las experiencias básicas de miedo, alegría, ira, tristeza, excitación, envidia y así sucesivamente. La cuestión básica es nuestra relación con este río de la vida. Podemos temerlo y tratar de detenerlo con un dique, ignorarlo y explotarlo, o aceptarlo y trabajar con él. A esta última habilidad relacional le damos el nombre de amor”.

A Stephen Gilligan le gusta usar constantemente poesías y metáforas. Su libro es una extraordinaria y poética inspiración que te atrapa y no puedes soltar hasta el final del libro.
Una de sus recetas “mágicas” es el estar centrado y conectado. Para ello propone entre otras, “suavizar la mente”: “por ejemplo para relajar la mente, conviene adoptar la idea budista de que la mente es espacio y el espacio es cielo. Sentimos que el espacio donde se mueve los pensamientos es una “apertura” o un “vació lleno”. (…)
“Mente suave” significa mayor concentración, mayor capacidad de respuesta y una mayor agudeza conceptual.”

Estas maravillosas palabras de Gilligan invitan a practicar la relajación y la meditación. En este sentido la meditación nos permite experimentar el desapego del pensamiento, “yo no soy mi pensamiento”, porque cuando el pensamiento ya no sirve -es decir, cuando la persona está atascada, sobrecargada, tensa- puede conectar con lo que Milton Erickson llamó el “lugar en medio de ninguna parte”, Deepak Chopra ” “el campo de todas las posibilidades”, o la ciencia cuántica “el campo de las infinitas posibilidades”. En palabras de Gilligan “este es un espacio del que puede surgir una experiencia nueva y fresca. Ofrece alivio al pensamiento/acción compulsiva y permite retomar a la experiencia básica de estar presente. Es un antídoto para la mente atrapada en el ciclo interminable de la acción. Aquí podemos vivir una experiencia de paz y curiosidad, y sentir la renovación del autoamor”.
Y yo me atrevo a añadir, del amor al otro, del AMOR A LA VIDA.